Petróleo mexicano bajo la tentación de las trasnacionales

dsc00751.jpgAhora que el petróleo mexicano está a merced de los lobos, vale la pena recordar a aquellos conservadores que no creen en México, que el mundo está consumiendo diariamente más de 85 millones de barriles diarios de petróleo y para el 2030 requerirá más de 121 millones, según la Agencia Internacional de Energía (AIE) y que en México durante el período 2001-2003, las reservas probadas de petróleo cayeron en mas del 42%, al pasar de 32 mil 614 millones a 18 mil 895 millones de barriles; mientras que en el 2006 llegaban a 8 mil 978 millones y en el 2007 las reservas probadas desarrolladas y no desarrolladas, ascendían a 10 mil 648 millones de barriles solamente, gracias a la explotación intensiva, y con ello, si al finalizar el siglo XX México tenía petróleo para 22 años, ahora sólo queda para menos de 10 años.

Pero no es todo, las reservas probadas de México sólo representan el 1.1% de total mundial, mientras que las de Canadá constituyen el 1.4% y las de Estados Unidos el 2.5%, unos 60 mil millones de barriles de petróleo crudo. El desarrollo industrial y la explotación irracional de los recursos petroleros han conducido al agotamiento del petróleo, sin que paralelamente se crearan fuentes alternativas de energía para sostener la industria y el desarrollo futuro de México. Si en el 2000 México se encontraba en el noveno lugar entre los países con mayores reservas, detrás de Arabia Saudita, Irak, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Irán, Venezuela, Rusia y Libia, con sus 28 mil 399 millones de barriles, en el 2007 había sido superado por Canadá, Rusia, Nigeria, Kazastán, Estados Unidos, China, Katar, Argelia y Brasil.

México está poniendo en manos extranjeras los trabajos de exploración y prospección geológica, con lo cual se puede estar estimulando la ambición de los inversionistas extranjeros por lo que aún queda en el país. En el 2006 PEMEX contrató las empresas certificadoras como Netherland Sewell International, que revisó 22 campos petroleros en la región noreste del Golfo de México y 118 en la región sureste del país, a Ryder Scott Company, que realizó estudios en 395 campos en el noreste del Golfo, y a DeGolyer and MacNaughton que se ocupó de 57 más en el suroeste.

No en vano las trasnacionales petroleras ya están parapetadas en los límites de uno de los yacimientos más grandes del mundo, el Hoyo de Dona, en la parte occidental del Golfo. Está es un área que se encuentra en el límite marítima entre Estados Unidos y México, negociada entre los dos países en el 2000 y que comenzará a ser explotada el año próximo, de la cual México podría extraer más de 60 mil millones de barriles de petróleo.

México como Irak, han tenido los mayores yacimientos del mundo, Cantarell (1976) y Kirkouk (1927), pero estos se han venido agotando, así lo reveló PEMEX en el 2006, por lo que ahora el Hoyo de Dona no deja de ser una tentación para la voracidad de trasnacionales y hombres sin escrúpulos, dispuestos a vender a su país al mejor postor, que no creen en un país sino en el capital del que pueden disponer, al margen de los pueblos.

Sin embargo, al final dependerá de los ciudadanos el que la clase política empeñe nuestro futuro y el del desarrollo del país, aislado de América Latina y cercado por un muro en la frontera norte, sin perspectivas de integración económica, menos aún de llegar a pactar un acuerdo migratorio, que permita una mejor explotación de los recursos de que dispone una América del norte, una América anglosajona que solo desea nuestros recursos, pero que detesta el mestizaje de nuestra raza que hace funcionar su economía. jlosmex@hotmail.com

One Response to “Petróleo mexicano bajo la tentación de las trasnacionales”

  1. mary 3 April 2008 at 7:07 #

    Soy seguidora de las reuniones del Senado y del Congreso y respecto a la Reforma Energética, aunque la moneda está en el aire, pudiera parecer que la historia se repetirá.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

Unblog.fr | Créer un blog | Annuaire | Signaler un abus