Archive | Análisis Económico de Coyuntura RSS feed for this section

Neutralidad cuestionada: La Dra. Ximena Puenteneutralidad en el INAI

Por  José Luis Ortiz Santillán Viernes, 23 Marzo 2018 09:19

Ese ha convertido en un reto para los legisladores, quienes han tenido que ceder frente a los intereses generales de la nación, no sin buscar la manera de posicionar sus cuadros al frente de esas instituciones, desechando optar por el concurso de oposición abierto para designar a los responsables de esas instancias, postergando los nombramientos.

Se ha desatado una tormenta en el Senado. La inclusión de la Dra. Ximena Puente de la Mora, actual Comisionada Presidenta del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), en la lista de candidatos a diputados plurinominales por el PRI, ha abierto la polémica sobre la neutralidad política de muchos servidores públicos que ocupan puestos de dirección en instituciones que aspiran a jugar el papel de neutralidad frente a los partidos políticos.

No es nueva la ambición de los legisladores de poder contar con instituciones y cuerpos colegiados neutrales, como tampoco su tentación a apoderarse de ellas. En 1998 la LVII Legislatura de la Cámara de Diputados abrió una convocatoria para crear el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP); con ello pretendía contar con una instancia equiparable a la Oficina del Presupuesto del Congreso de los Estados Unidos; sin embargo, quienes se presentaron al concurso procedían apadrinados por diferentes partidos y quien no tenían padrino, neutrales en su trabajo, poco duraron en los puestos que ganaron por concurso de oposición abierto; por ejemplo, el primer Director General del CEFP, Víctor Ampudia, removido por los diputados, tenía el apoyo de la Liga de Economistas Revolucionarios del PRI.

Ahora, en medio de la reforma del sistema de impartición de justicia y la luchar contra la corrupción, la creación de instituciones que realicen un trabajo neutral frente a la clase política nacional, como el Instituto Nacional Electoral (INE), el INAI, la Fiscalía General de la República (FGR) o la Fiscalía Anticorrupción, se ha convertido en un reto para los legisladores, quienes han tenido que ceder frente a los intereses generales de la nación, no sin buscar la manera de posicionar sus cuadros al frente de esas instituciones, desechando optar por el concurso de oposición abierto para designar a los responsables de esas instancias, postergando los nombramientos.

Pero la Dra. Ximena Puente de la Mora no sólo ha suscitado polémica en el Senado por haber olvidado poner la fecha de su renuncia, sino que ha despertado las críticas de todos los partidos, quienes la han acusado de priista “camuflada”, “encubierta” para proteger los intereses del partido que la ha postulado como diputada; pero también ha abierto un airado debate al seno del Consejo Consultivo del INAI, nombrado por el Senado de la República, cuyos miembros son exclusivamente honoríficos y deberían ser neutrales.

El Consejo del INAI, conformado por Rafael Martínez Puón, José Agustín Pineda Ventura, José Mario de la Garza Marroquín, Diana Cristal González Obregón, Denise Guillén Lara, María Solange Maqueo Ramírez, Fernando Nieto Morales, Khemvirg Puente Martínez, Sofía Gómez Ruano y Víctor Samuel Peña Mancilla, también ha entrado en el debate sobre la Dra. Ximena Puente, cuestionando su papel al frente del INAI y su neutralidad.

Como siempre sucede, algunos consejeros han perdido las formas y tratado de aprovechar la coyuntura. Entre los miembros del Consejo se ha producido un intercambio de palabras airadas, tratando de buscar un consenso para condenar a la Dra. Ximena Puente, a quien hasta hace poco le sonreía y rendían pleitesía. En este hecho, ha trascendido el desacuerdo de la Dra. Diana Cristal Gonzales Obregón con la posición asumida por algunos consejeros, quien se ha negado a condenar la posición de la Dra. Ximena Puente, manteniendo su integridad y neutralidad frente a los hechos.

La Dra. Gonzales Obregón, de manera desinteresada, ha venido apoyando los temas de transparencia, anticorrupción y en el nuevo sistema de justicia penal, del cual es uno de los pilares teóricos del mismo. La Dra. Puente ha mostrado la falta de ética y neutralidad política de los ciudadanos notables, frente a los intereses de los partidos políticos y el poder, pero la Dra. Gonzales Obregón, descendente de la familia del general Álvaro Obregón, ha mostrado su integridad dentro del debate surgido en el seno del Consejo del INAI.

Read full storyComments { 0 }

Guerra del acero del presidente Trump en marcha

Escrito por  José Luis Ortiz Santillán  Martes, 13 Marzo 2018 08:58

Ahora es oficial, el presidente Donald Trump ha iniciado oficialmente una guerra comercial en torno al acero y el aluminio, tal como lo había anunciado

Nadie se tomó en serio al presidente Donald Trump durante su campaña presidencial, fue descalificado y desde México, más de un funcionario habló despectivamente de él, sin imaginar que sería el presidente de los Estados Unidos y que está dispuesto a concretar sus promesas de campaña, cueste lo que cueste. Ahora es oficial, el presidente Donald Trump ha iniciado oficialmente una guerra comercial en torno al acero y el aluminio, tal como lo había anunciado, el texto plantea que su política sobre la importación de acero tendrá efecto dentro de los quince días próximos e impondrá un impuesto del 25% sobre todas las importaciones de acero y 10% sobre las de aluminio.

Con 29.6 millones de toneladas de acero importadas en 2017, los Estados Unidos son los mayores importadores del planeta. No sólo México y Canadá están en la lista de países cuyas exportaciones de acero estarían penalizadas, sí es que los resultados de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no llegan a buen fin, sino el conjunto de los socios estadounidenses.

El presidente Donald Trump ha tenido cuidado de eximir por ahora de los impuestos a dos de sus mayores proveedores de acero y aluminio: Canadá y México. Sin embargo, es ya una amenaza que está sobre las espaldas de los negociadores del TLCAN, lo que deberán ceder ante las presiones de los Estados Unidos en las discusiones, si es que no quieren ver penalizadas sus exportaciones de acero.
Canadá exporta unas 4.3 millones de toneladas métricas y es el primer exportador de acero a los Estados Unidos, las cuales representan el 16% del total de las importaciones estadounidenses; luego, México cubre el 9% de ese total, según el Departamento de Comercio de Estados Unidos. De aquí que, si sus socios dentro del TLCAN no fueran capaces de llevar a buen término la renegociación del TLCAN, sus exportaciones de acero y aluminio se verían afectadas por este impuesto.

Pero países como Brasil o Corea del Sur no están en la mesa de negociaciones y sus exportaciones se verán afectadas con consecuencias sobre el comercio internacional. Sólo Brasil exporta el 34% de su acero a los Estados Unidos, mientras que Alemania es el noveno exportador de acero y cubre el 4% del total de las importaciones. China ha protestado por esas medidas proteccionistas de los Estados Unidos. Pekín es el mayor productor de acero del mundo, pero es sólo la undécima fuente de acero para los Estados Unidos, su producción es vendida a sus vecinos.
México y Canadá ahora tienen una pistola en la sienes, la de la amenaza del presidente Trump de concluir con la renegociación del TLCAN de manera favorable para los intereses de los Estados Unidos. En el caso de Canadá, a medida que Estados Unidos intenta presionar sobre las negociaciones del TLCAN, como ahora lo hace, la Ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, reitera que Canadá no será intimidado por los estadounidenses, algo similar y con más timidez se dice en los Pinos en México.

La séptima ronda de negociaciones del TLCAN ha avanzado poco hacia un acuerdo y nadie puede afirmar que el Tratado sobrevivirá al gobierno del presidente Trump. Por ahora el presidente Trump ha dicho que Canadá y México están exentos de los nuevos aranceles que impondrá Estados Unidos sobre las importaciones de acero y aluminio, pero la amenaza de los aranceles está latente, es un medio para presionar a Canadá y México a ratificar rápidamente el TLCAN tal como los estadounidenses lo desean y dejar de un lado sus posiciones.

En Canadá la Ministra de Relaciones Exteriores ha dicho que es absurdo ver el acero canadiense como una amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos, como lo ha dicho el presidente Trump. Y que Canadá no acepta ninguna forma de presión; mientras que en México, el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, aseguró que no había un vínculo entre los aranceles del acero y las conversaciones del TLCAN, a lo que Chrystia Freeland apoyó diciendo que el decreto presidencial de Trump, que impone aranceles al acero y aluminio, tampoco se relaciona con el TLCAN.

Sin embargo, el presidente Donald Trump mencionó específicamente el TLCAN en una conferencia de prensa el 8 de marzo pasado, diciendo que: “Estamos negociando el TLCAN en este momento y vamos a suspender los aranceles para estos dos países para ver si podemos llegar a un acuerdo sobre el TLCAN o no”, precisó, pues según él, la seguridad nacional es un elemento importante de la negociación y si se llega a un acuerdo, el acero será parte del Acuerdo.
Todo pareciera indicar que el presidente Trump está alineado sus fuerzas para poner contra la espada y la pared a México y Canadá, concretar sus promesas de campaña y relegirse un nuevo mandato. No es el interés general de los Estados Unidos lo que le interesa al presidente Trump, sino mantenerse en el poder y ejercer su visión del mundo, lo cual ha puesto de cabeza al gobierno mexicano, acostumbrado a vivir bajo la tutela de los Estados Unidos y hoy desamparado a su suerte, tratando de hacer cosas para agradar al presidente Trump.

Read full storyComments { 0 }

Rusia, de la dictadura del proletariado a la de Putin




Escrito por  José Luis Ortiz Santillán

  Viernes, 02 Marzo 2018 09:46

El discurso anual de Vladimir Putin sirvió no solo para impulsar su campaña, sino para exaltar el nacionalismo ruso. En pleno discurso él presentó un  vídeo con la nueva gama de sus misiles nucleares, los cuales dejarían o utilizables los escudos de los Estados Unidos


Sin hacer campaña y con un solo acto electoral, Vladimir Putin se dispone a reelegirse, después de haber eliminado a sus oponentes. Su mejor actividad electoral ha sido su discurso a la nación del jueves, donde el líder del Kremlin presentó las nuevas armas nucleares rusas.

Vladimir Putin habló durante dos horas y, aunque obvió hablar de economía, la caída del crecimiento económico parece amenazar las elecciones presidenciales de Putin, que se ha convertido en el nuevo Zar de Rusia, pasando de presidente a primer ministro o de este puesto a presidente de nuevo; en una alternancia con su amigo, Dmitri Medvédev.

Si bien en 1990 se disolvió la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y todos los países occidentales apostaban por la alternancia política en el poder, pronto se desilusionaron.

Hoy la Rusia de Putin parece cansada y harta de los gobiernos de Putin, pero maniatada para combatir la corrupción y sacar del Kremlin a sus inquilinos de siempre.

Putin parece alejarse cada vez más de sus electores y del pueblo ruso. A su discurso anual asistieron no más de mil quinientos  invitados de las élites económica, política y militar; a penas dos semanas antes de las elecciones presidenciales.

En el discurso de Putin, en su primera parte, habló de las tareas económicas y sociales; luego pasó a hablar de sus promesas electorales, dejándolas en un segundo plano, pero resaltando los avances militares que le devolvieron el orgullo y la dignidad a unas fuerzas militares destruidas después de la disolución de la URSS, que llevó a militares a criar puercos en sus apartamentos para sobrevivir en los noventa.

El discurso anual de Vladimir Putin sirvió no solo para impulsar su campaña, sino para exaltar el nacionalismo ruso. En pleno discurso él presentó un  vídeo con la nueva gama de sus misiles nucleares, los cuales dejarían o utilizables los escudos de los Estados Unidos.

Putin presentó una gama de aviones no tripulados de propulsión nuclear, sistemas de defensa hipersónicos, misiles con alcance ilimitado y arma láser, armamento que dejó a la audiencia sin aliento; mientras Putin prometía superar todos los sistemas de defensa en el mundo.

Si antes era una preocupación la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), ahora el ejército ruso es un dolor de cabeza. Las ambiciones de Vladimir Putin se pusieron en evidencia desde el conflicto con Ucrania y la anexión de Crimea en 2014, año en que rompió con sus aliados occidentales y se hizo objeto a sanciones internacionales. 

Según las agencias de prensa internacionales, Putin no evocó las elecciones presidencial del 18 de marzo, pero no hizo falta frente a la exaltación del nacionalismos ruso. Al final del discurso, políticos, empresarios, militares e invitados, solo tuvieron elogios para él presidente ruso; en un discurso dirigida a los occidentales y a exaltar el patriotismo de los rusos, la verdadera campaña y plataforma electoral del actual presidente de Rusia.

 

Read full storyComments { 0 }

TLCAN: Nueva ronda de negociaciones bajo la incertidumbre

Escrito por  José Luis ORTIZ SANTILLÁN  Martes, 27 Febrero 2018 09:01

Los empresarios mexicanos se han irradiado del optimismo del gobierno nacional por llevar a buen término la renegociación


Inició este 25 de febrero la séptima ronda de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Aunque estaba prevista para iniciar el 26 de febrero y concluir el próximo 5 de marzo, las negociaciones iniciaron mucho antes producto de la carga de pendientes en la mesa de discusión, sobre todo los más espinosos como las reglas de origen del sector automotriz, tema en el cual el presidente Donald Trump tiene en la mira a México.
Los empresarios mexicanos se han irradiado del optimismo del gobierno nacional por llevar a buen término la renegociación. El empresario Moisés Kalach, coordinador del Consejo Consultivo Estratégico para las Negociaciones Internacionales del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), ha señalado que esperan que las negociaciones puedan terminar antes de las próximas elecciones de julio y que en esta nueva ronda se puedan concluir acuerdo en al menos 10 capítulos.
Pero el optimismo del gobierno de nuestro país y de los empresarios sigue chocando con la promesa del presidente Trump de construir su muro a lo largo de la frontera sur de los Estados Unidos. Precisamente, el muro ha sido el responsable de la cancelación de la nueva reunión entre el presidente Enrique Peña Nieto y el presidente Trump, pues no hay quien le haga desistir de su promesa de campaña de construcción del muro fronterizo, bajo el argumento de poner fin a la inmigración ilegal a su país y detener el tráfico de drogas.
Sin duda alguna, no es la séptima ronda de la renegociación del TLCAN la más complicada, la renegociación del Tratado en sí misma es complicada. Cuando se crea una zona de libre comercio se hace con un espíritu, el de crear un espacio económico común entre los países firmantes, el de eliminar todas las barreras arancelarias y no arancelarias al comercio y a los movimientos de capital; pero ese espíritu ahora se ve coartado por el repentino arrepentimiento de los Estados Unidos de retractarse de sus compromisos adquiridos en 1993, año en que se negoció el TLCAN.
Cualquiera que sea el resultado de la renegociación del TLCAN ésta tendrá consecuencias económicas y financieras para los tres países. Sí la renegociación del TLCAN permite su continuidad o pone fin a su existencia, cualquiera que sea la opción, el Tratado no será el mismo. Si el TLCAN continúa, ya no tendrá como objetivos la creación de un espacio económico común, donde puedan circular mercancías y capitales libremente, se convertirá en un simple tratado comercial para facilitar el comercio en unos y otros sectores, en unas y otras ramas, de acuerdo a los intereses de cada país. Sí el Tratado es eliminado, simplemente habrá que reorientar el comercio y olvidarse de las ventajas de los mercados hacia donde México destina anualmente más del 80% del total de las exportaciones.
Son muchas las tensiones que rodean la renegociar del TLCAN, después de siete meses de discusiones entre Canadá, Estados Unidos y México, y siempre está presente la posibilidad de que el presidente Trump del carpetazo y ponga fin a su existencia. La proliferación de las amenazas de Washington continúan y los ataques proteccionistas contra México y Canadá en los temas de construcción de autos, madera, papel periódico, aeronáutica, acero, aluminio, carnes y paneles solares, por ejemplo; la propia cancelación del encuentro entre los presidentes de los Estados Unidos y México, dejan entrever lo complicado de llevar a buen término las negociaciones del TLCAN y de salvar el libre comercio.
Es probable que en los próximos meses veamos un reacomodo de los capitales en América del Norte. No se trata solamente de la reforma fiscal del presidente Trump, orientada a la repatriación de capitales, sino de la incertidumbre que hay en el medio financiero por el destino final del TLCAN; lo que ha provocado que algunos inversionistas estén optando por establecerse en los Estados Unidos en lugar de hacerlo en México o Canadá, para evitar ser atrapado en el lado equivocado de la frontera si se reinstauran las barreras comerciales.
Por lo pronto, Canadá no se duerme en sus laureles y México debería hacer lo mismo. El gobierno canadiense ha acelerado la búsqueda de otras oportunidades comerciales de cara a la disolución del TLCAN; la entrada en vigor acuerdo de libre comercio con Europa y la nueva versión del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP), al que pertenece México; así como sus proyectos con China, India y Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), muestran la gravedad de la situación y la necesidad de encontrar nuevos mercados, para el caso en que el TLCAN llegue a

 

Read full storyComments { 0 }

Concluye 6ª ronda de negociaciones del TLCAN para continuar en México

Escrito por  José Luis ORTIZ SANTILLÁN  Martes, 30 Enero 2018 09:37

A nadie le interesa la desaparición del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCA) en el mundo empresarial. El Tratado ha sido el resultado de los intereses de los hombres de negocio por construir en los territorios de México, los Estados Unidos y Canadá un espacio de integración regional, por donde pudieran transitar libremente mercancías y capitales; un acuerdo para crear una zona de libre comercio que simplificara los negocios, la producción de productos y servicios y su llegada a los mercados de los tres países, explotando las ventajas comparativas de cada país y provocando la especialización de la producción en la zona.
Nunca el TLCAN, ni los otros 15 tratados firmado por México con otros países, han sido un tema de interés de los ciudadanos, los cuales jamás han sido consultados para ponerlos en marcha en los tres países. México tiene hoy 16 tratados de libre comercio firmados son diversos países del planeta, para crear zonas de libre comercio y multiplicar sus mercados, la primera etapa de todo proceso de integración regional, donde se eliminan aranceles para la libre circulación de productos, servicios y capitales; pero lamentablemente, apostó todo al TLCAN, a donde cada año envía el 82% del total de sus exportaciones, de ellas el 80% a los Estados Unidos y el 2% a Canadá.
Hoy, 24 años después de su firma, algo que jamás se pensó que pudiera pasar, nuestro país se encuentra sentado con sus socios renegociando el TLCAN, debido a que el presidente Donald Trump no cree en el libre comercio y desea ponerle fin al TLCAN,  si no llega a negociaciones que le satisfagan y le permitan a su país revertir el déficit comercial con México que supera los 60 mil millones de dólares.
En el umbral de la conclusión de las negociaciones, ayer lunes por la mañana, en la sexta ronda en Montreal, Canadá, se enfatizaba que el progreso de las mismas era lento pero constante, según el ex ministro Raymond Bachand, uno de los principales negociadores de Quebec; quien a la vez declaraba optimistamente que llegarían a una séptima ronda de negociaciones en la Ciudad de México, opinión que compartían los mexicanos.
Pero más interesados que México por la continuidad del TLCAN, parecen los canadienses, quienes no han escatimado esfuerzos para entrevistarse con hombres de negocios, congresistas y autoridades estadounidenses para rescatar el Acuerdo. Precisamente, la ministro de economía, Dominique Anglade, y a la ministra de relaciones exteriores, Christine St-Pierre, la jefe de los negociadores de Canadá, se han reunido con una docena de miembros del Congreso de los Estados Unidos, tanto republicanos y demócratas, a fin de evitar la salida de los Estados Unidos del TLCAN, encontrando  receptividad, según las ministras; mientras México parece más resignado a la suerte de las negociaciones y a la decisión del presidente Trump.
Sin embargo, pese al interés de los hombres de negocios de los tres países, de los gobiernos y de los congresistas, en realidad, el futuro del TLCAN está en manos del presidente Donald Trump. Como si los negociadores estadounidenses supieran realmente a que le apuestan, según los medios, a medida que la sexta ronda de negociaciones fue avanzando y llegando a su fin, ellos fueron pidieron orientaciones políticas sobre cómo proceder a la Casa Blanca.

Las fuentes cercanas a los negociadores, han informado que las propuesta de Canadá y México para salvar el TLCAN, pusieron en jaque a los negociadores estadounidenses y provocaron largas discusiones, sobre todo en el tema de la industria automotriz, el más espinoso y polémico, donde los negociadores estadounidenses prefirieron suspender las discusiones afirmando que requerían instrucciones adicionales para seguir negociando.
A la hora que escribo este artículo, en Montreal está concluyendo la sexta onda, donde los responsables políticos de cada país, secretarios y minsta responsables de la negociación, deberán concluir la ronda y dar más claridad sobre los avances y dificultades encontradas para concluir exitosamente. Pero no ha muerto aún el TLCAN, los negociadores del TLCAN han previsto una séptima ronda en México para finales de febrero, y quizá hagan otra en los propios Estados Unidos, donde se podrían anunciar su continuidad o el fin del TLCAN, lo que representaría para los Estados Unidos la pérdida de más de 14 millones de empleos y para México la caída de su Producto Interno Bruto (PIB), probablemente en más de un 10%.

 

Read full storyComments { 0 }

Última oportunidad para salvar el TLCAN

Escrito por  José Luis ORTIZ SANTILLÁN Lunes, 22 Enero 2018 23:58

 

Pasaron 24 años para que el gobierno de los Estados Unidos, que defendió el libre comercio durante años, se retractara y diera marcha atrás en sus compromisos comerciales

Hoy martes inicia la sexta ronda de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la supervivencia está en las manos de los negociadores que se reúnen este día en Montreal, Canadá, para tratar de llegar a acuerdos sobre capítulos espinosos que quedaron en la mesa en 2017. Los negociadores de los Estados Unidos, Canadá y México, desde este domingo 21 enero iniciaron los contactos, dos días antes de lo previsto, para tratar de rediseñar el Acuerdo comercial firmado en 1993 y entrado en vigor en 1994, para crear un nuevo espacio de integración regional en la primer zona de libre comercio América del norte.

Pasaron 24 años para que el gobierno de los Estados Unidos, que defendió el libre comercio durante años, se retractara y diera marcha atrás en sus compromisos comerciales, bajo el argumento de la pérdida de empleos con la deslocalización de las empresas estadounidenses, según el presidente Donald Trump, quien hizo de su rechazo al TLCAN una de sus banderas de campaña rumbo a la Casa Blanca.
Las primeras cinco sesiones de negociación celebradas desde agosto de 2017 en los tres países, no tuvieron éxito y se dejaron lo temas complicados para discutirlos en este años, a pesar del interés inicial de terminar las negociaciones en 2017 por los tres países. La posición del presidente Trump y sus negociadores, que intentan producir una “mutación” del libre comercio que reduzca el déficit comercial de los Estados Unidos respecto a los dos países, ha empujado a que México y Canadá se unan frente a la intransigencia estadounidense.
Hoy martes en Montreal, los negociadores canadienses y mexicanos intentarán por todos los medios evitar que el presidente Donald Trump concrete su amenaza de sacar a su país del TLCAN si los resultados de las negociaciones no favorecen a su país, las cuales reiteró en una entrevista reciente a Wall Street Journal, el jueves 11 de enero pasado, donde advirtió que durante su campaña, dijo que lo que renegociaría el TLCAN o terminaría con él, aseverando que su posición no había cambiado, por lo que prefería salir si no le favorecen los resultados de la renegación.
El presidente Trump no ha cambiado su tono hostil contra México, no sólo ha seguido amenazando con sacar a su país del TLCAN, sino que ha reiterado nuevamente que construirá su muro fronterizo en la frontera con México  y que los mexicanos serán quienes deberán pagar por su construcción, directa o indirectamente; señalando que el superávit comercial de México con su país supera ya los 71 mil millones de dólares, por lo que 20 mil millones de dólares son sólo un “cacahuetes”, respecto a lo que los mexicanos ganan gracias al comercio  ventajoso con los Estados Unidos.
El presidente Donald Trump sigue sacando sus propias conclusiones de las relaciones comerciales con sus vecinos, buscando culpables de la reconversión industrial de su país que es realmente la culpable de la pérdida de empleos y la deslocalización de cientos de empresas. Las amenazas del presidente Trump pueden ir en serio, en Canadá nadie lo duda, pero este país es su mejor aliado militar y comercial en el mundo de hoy, por lo que bien podrá voltearle la espalda a México pero no a los canadienses.
Si bien se queja del superávit comercial con México, con Canadá los estadounidenses se han beneficiado; pues la Oficina de Análisis Económico del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, señalaron que tuvieron un superávit de 7,700 millones de dólares en 2016. En cambio, es con China que realmente los Estados Unidos tienen problemas; su balanza comercial es negativa en más de 309 mil millones de dólares, seguida por México, cuyo déficit comercial real es de poco más de 63 mil millones de dólares.
Pero al margen de todo lo anterior, es probable que a México le convenga cualquier resultado surgido de la renegociación del TLCAN, antes que perder los mercados para el 80%, en promedio, del total de sus exportaciones. Es mejor que los negociadores mexicanos recurran al Plan B para salvar, al menos, los mercados para el 40% de las exportaciones mexicanas a los Estados Unidos a quedarse sin esos mercados; ello representaría la pérdida de miles de empleos, la devaluación del peso y el inicio de una crisis similar a la de los errores de diciembre de 1994.

Read full storyComments { 0 }

En el umbral de la salida de los Estados Unidos del TLCAN

Por  José Luis Ortiz Santillán Viernes, 12 Enero 2018 09:22

El optimismo del presidente Enrique Peña Nieto por el éxito de la renegociación del TLCAN podría irse apagando en la medida que cobra fuerza la posibilidad que el presidente Donald Trump anuncie la salida de su país del TLCAN este fin de mes, algo que prometió a sus electores en su campaña por la presidencia en 2017

La sexta ronda de negociaciones tendrá lugar en Montreal del 23 al 28 de enero; sin embargo, el pasado 09 de enero en los medios canadienses creció el rumor del anuncio de la retirada de los Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); rumores que el miércoles 10 de este mes aumentaron en los medios mexicanos con menor intensidad que en Canadá.

Los rumores sobre el anuncio de la salida de los Estados Unidos del TLCAN a concluir este mes han sido tomados con seriedad por el gobierno canadiense. Como si fuera poca la tensión entre los Estados Unidos y Canadá en el plano comercial por la renegociación del TLCAN, este miércoles ha estallado una nueva controversia comercial entre los dos países del norte en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC), debido a que nuestros vecinos reclaman a Canadá derechos de compensación y lo acusan de prácticas desleales, lo cual ha llevado a la ministra de relaciones exteriores canadiense, Chrystia Freeland, a Washington para conversar con el secretario de comercio estadounidense, Wilbur Ross.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y su gobierno han dicho que su país se ha tomado muy en serio la posición del presidente Donald Trump respecto a sus intenciones de sacar a su país del TLCAN; debido a ello, el miércoles pasado se reunió con su equipo para analizar las posibles alternativas. Al respecto, el gobierno canadiense ha señalado que tienen un plan B y que continuarán las negociaciones con México en el marco de la renegociación del Tratado; sin embargo, del 82% del total de las exportaciones que México envía a la zona de libre comercio de América del Norte, sólo el 2% tiene como objetivo Canadá, por lo que los exportadores nacionales tendrían que buscar mercados alternativos para sus productos y servicios.

El optimismo del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto por el éxito de la renegociación del TLCAN podría irse apagando, en la medida que cobra fuerza la posibilidad que el presidente Donald Trump anuncie la salida de su país del TLCAN este fin de mes, algo que prometió a sus electores en su campaña por la presidencia en 2017.

El presidente Trump es enemigo del libre comercio y lo ha culpado de la destrucción de la planta industrial de su país, de la pérdida de empleos y de la competitividad de la economía estadounidense, dejando libre el camino para que China se convierta en el defensor del libre comercio; precisamente, la economía china, lejos de los augurios de los analistas, ha sorprendido a todos con su crecimiento de 6.9% en 2017, luego que todo mundo esperaba una caída escandalosa de su PIB, mostrando su fortaleza.

México podría enfrentar una crisis similar a la vivida en 1995 y ver dilapidar sus reservas defendiendo un peso que se debilitaría con la salida de los Estados Unidos del TLCAN. Si la inflación llegó en 2017 a 6.8%, es posible que salga de control del banco de México y se precipite por encima del 20%, frente a una devaluación del peso que bien podría superar los 30 pesos por dólar, afectando la creación de empleos y los ingresos de los hogares. El gobierno haría bien en pensar en los mexicanos y hacer lo necesario frente a este escenario y no dejar esta bomba de tiempo para hacer añicos a quien gane las próximas elecciones.

Viernes, 12 Enero 2018 09:22
Read full storyComments { 0 }
12345...48

Unblog.fr | Créer un blog | Annuaire | Signaler un abus