Otros artículos de interés

De 150 a 600 metros dista la vergüenza de México y el orgullo de Chile

Escrito por José Luis Ortiz Santillán Viernes, 15 de Octubre de 2010 12:05

 234Share

NÚMEROS CLAROS

Todos hemos vivido la emoción del rescate de los mineros chilenos y no hemos podido obviar el recuerdo de los 65 mineros mexicanos que murieron en Pasta de Conchos el 19 de febrero de 2006. Sin embargo, frente a la alegría del descubrimiento de los mineros chilenos con vida y del inicio de las operaciones de rescate, los medios nacionales en México callaron y enterraron en el olvido el caso de los mineros mexicanos muertos con la esperanza de ser rescatados, quizá cayendo uno a uno en el sueño de la muerte y dejando que la esperanza del rescate se desvaneciera como luego sucedió en la superficie, entre las discusiones burocráticas y los cálculos financieros del rescate.
Como si la censura los hubiera hecho callar o hubieran perdido la memoria, solo algunos intrépidos comentaristas se atrevieron a recordar la incapacidad de las autoridades mexicanas y de los empresarios del Grupo México, que prefirieron dejar enterrados a los 65 mineros mexicanos en 2006 que incurrir en gastos irrecuperables para ellos; entre estos osados comentaristas y periodistas se encontraba Carmen Aristegui, quien el miércoles 13 y el jueves 14 en su programa matutino en MVS  recordara esta triste página de la historia de México y de la impunidad, que ha dejado enterrados no solo a los mineros de Pasta de Conchos, sino al propio caso abierto en la PGR, entre los archivos de innumerables eventos impunes sin resolver.
Aristegui entrevistó al obispo de Saltillo, Raúl Vera, quien lejos de perder su tiempo en discusiones estériles sobre la homosexualidad o perderse en casos de pederastia, como muchos de sus colegas, ha sido consecuente con sus creencias religiosas y ha estado con las familias de los mineros incondicionalmente. Raúl Vera explicó cómo, pese al olvido, él ha continuado dando seguimiento a esa tragedia ocurrida en Coahuila el 19 de febrero de 2006, en la que quedaron enterrados 65 mineros a sólo 150 metros, no fueron los siquiera los más de 600 metros que cubrieron a los mineros chilenos en la mina San José, los que hoy están de nuevo en la superficie de la tierra vivos.
El obispo Raúl Vera se lamentaba que las autoridades del gobierno federal y los empresarios dueños de la mina pensaran que no valía la pena arriesgar a vivos para rescatar muertos, que no tuvieran la fuerza y dedicación que los mineros y el gobierno chileno han tenido para llevar esta empresa hasta el final, para lograr lo que en un inicio parecía imposible. Y frente a ello, no podemos dejar de pensar en ¿cuánto tiempo sobrevivieron los mineros mexicanos esperando y con la esperanza de ser recatados?
La esperanza parece ser la palabra clave del presidente de Chile y de los chilenos hoy, pero la esperanza capaz de materializarse en los hechos. Sebastián Piñeira, hoy presidente de Chile, cuando supo que había ganado las elecciones en su discurso decía que « hoy, la mayoría de los chilenos habló con claridad y se expresó por el cambio, el futuro y la esperanza », nadie imaginaba entonces que meses después mostrara con hechos que su gobierno es, en efecto, es el gobierno de la esperanza materializada en la realidad.
En la noche del martes, al producirse la extracción de los mineros atrapados en la mina San José, en el desierto de Atacama, decía que « la esperanza es el sueño de los vivos » y con ello indicaba que para lograr un sueño no sólo hay que desearlo, si no trabajar para lograrlo y pero durante el día frente a los familiares de los mineros apuntaba « dijimos que no nos rendiríamos y no lo hicimos…dijimos que no dejaríamos de buscarlos y los encontramos » y añadía que ahora el paso es sacarlos de la mina y lo hizo. Ello demuestra que un presidente no debe usar la retórica para gobernar, porque son los hechos los que hablan de su gobierno.
Frente a estos hechos, que lamentable es ahora el leer que el presidente Felipe Calderón expresara el martes 12 pasado su « beneplácito por el rescate de los primeros mineros que permanecieron atrapados bajo tierra 69 días en una mina ubicada en el desierto chileno de Atacama » y dijera que era « Impresionante, emocionante, el rescate de los mineros. ¡Viva Chile! ¡Viva la esperanza de que el hombre puede superar cualquier dificultad! ». Cómo pueden los familiares y millones de mexicanos entender esto, cuando en México el gobierno tuvo la oportunidad de trascender en la historia en Pasta de Conchos y no asumió su rol, como lo ha hecho el de Chile. Parece mentira ver como el presidente de Chile, un empresario, ha tenido el valor y el tesón para ir hasta las últimas consecuencias para rescatar a 33 mineros enterrados a más de 600 metros y que en México no se pudieron rescatar 65 a solo 150 metros.

 

 

 

El premio a los desaciertos en la conducción de la economía

Escrito por José Luis Ortiz Santillán Jueves, 07 de Octubre de 2010 22:28

 234Share

NÚMEROS CLAROS

En mayo de 2009, en una conferencia en España José Ángel Gurría Treviño, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), canciller y secretario de Hacienda en el sexenio de Ernesto Zedillo (1994-2000), señalaba que en 18 meses de recesión, los ahorros de los ciudadanos habían perdido un 50% de su valor y que se había perdido en ese año « lo que habíamos ganado en muchos años, así que esto no es un ciclo, esto es un desastre. Ésta no es una evolución, esto es una demolición. Y sí, lo calculamos mal…no lo digo sólo por la OCDE, sino también por los reguladores, los supervisores y la iniciativa privada, que tuvimos una falla masiva… No fuimos ni medianamente competentes en esta materia », apuntaba.
Pero pese a este reconocimiento de los errores cometidos por organismos y líderes mundiales, no todos piensan lo mismo. En México, hoy de nuevo nos encontramos con que en la economía mexicana todo marcha viento en popa, no hay desempleo porque se han creado de enero a septiembre 721 mil 483 nuevos empleos y está blindada la economía contra la crisis económica internacional que no cesa, porque el poder ejecutivo del gobierno federal ha colocado el martes pasado mil millones de dólares en un bono a 100 años, cuyos efectos ni usted ni yo veremos (que solo es el inicio de una operación de hasta 80 mil millones de dólares, dentro de una estrategia para colocar instrumentos de financiamiento a largo plazos y que junto con la emisión de deuda en el mercado japonés por 150 mil millones de yenes, unos mil 800 millones de dólares) pero que intenta cubrir la amortización de deuda externa del gobierno federal hasta el fin del sexenio del presidente Felipe Calderón.
Con tanta precisión y cálculo, qué podemos decir en medio de la discusión del Paquete de Política Económica para 2011. Aparentemente nada, porque la propuesta es absolutamente la misma aprobada en 2010 por el PAN y el PRI pero nadie dice nada al respecto, ya nadie se acuerda del pacto firmado para aprobar una absurda política económica que solo ha producido más desempleo; salvo que ahora la discusión se centra en la reducción o no de un punto porcentual del Impuesto al Valor Agregado (IVA).
Parece increíble que se ignore el efecto de la crisis y de la política económica asumida para 2010 sobre el crecimiento económico, el empleo y el crecimiento del crimen organizado. El no haber estimulado el crecimiento y el empleo reduciendo los impuestos y la relajación de la política monetaria, bajando las tasas de interés en los créditos, olvidando por un instante los objetivos sacros de inflación que orientan la política monetaria del Banco de México, ha sido un error cuyos costos hay que pagar ahora.
El informe del Fondo Monetario Internacional (FMI)  » Perspectivas Económicas Mundiales », difundido este miércoles 6 de octubre, señala que América Latina se recupera de la crisis económica internacional mejor que lo previsto, entre otras cosas, gracias a su disciplina macroeconómica y a los precios de las materias primas, y pronostica un crecimiento de la región en 5.7% para este año. Sin embargo, al referirse a México indica que junto con Centroamérica y el Caribe, enfrenta dificultades debido a sus vínculos comerciales con los Estados Unidos, que enfrentan nuevos problemas para la reactivación de su economía.
Así que seguimos sin entender lo que muchos países de América Latina comprendieron hace tiempo, o al menos les quedó claro en la Cumbre de las Américas de Mar del Plata, Argentina, del 2005, donde comprendieron que tenían que comenzar a diseñar su propio destino sin depender más de los Estados Unidos; el que México no lo haya hecho hoy se refleja en los problemas que enfrenta para superar la crisis, alejándonos cada vez más de Brasil.
Así lo señala el informe del FMI al decir que « Muchas otras economías han vuelto a registrar un sólido crecimiento. No obstante, México va a la zaga, en parte debido a sus estrechas vinculaciones comerciales con Estados Unidos. El crecimiento en México repuntó recientemente gracias al fortalecimiento de las exportaciones hacia Estados Unidos, pero la brecha del producto sigue siendo amplia », concluye, no sin antes puntualizar que en este año Latinoamérica crecerá en 5.7% y en 4% en 2011, resaltando la impresionante mejora registrada por cuatro países en su política macroeconómica, Brasil, Chile, Colombia y Perú, subrayando que México solo crecerá en 5% en 2010 y 3.9% en 2011.

   

Brasil por la continuidad de la política de Lula

Escrito por José Luis Ortiz Santillán Lunes, 04 de Octubre de 2010 23:10

 234Share

NÚMEROS CLAROS

En Brasil, este domingo Dilma Rousseff del Partido de los Trabajadores del presidente Luis Ignacio Lula Da Silva, llegó ampliamente en primer lugar en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, pero ha sido insuficiente y tendrá que ir a una segunda ronda para convertirse en la primera mujer en dirigir ese país.
Rousseff recibió 46.7% del total de la votación, de acuerdo a los resultados del 99% de los votos emitidos. Ello muestra que los escándalos de corrupción, promovidos por la oposición en los últimos minutos y los llamados a no votar por ella de algunos sectores religiosos, tuvieron efecto en parte de los electores.
Hasta antes de las elecciones, las encuestas mostraban que la ex ministra y ex guerrillera marxista de 62 años, saldría airosa en la primera vuelta frente al experimentado político José Serra, de 68 años; pero para ello tenía que obtener el 50% de la votación, lo que no sucedió. Los pronósticos fallaron y ahora Rousseff se enfrentará en una segunda ronda, prevista para el 31 de octubre, a su principal rival, el ex gobernador de Sao Paulo José Serra, que obtuvo el 32.7% de los votos.
Pero la caída de los votos de Vilma Rousseff, según los analistas, terminó beneficiando a la candidata del Partido Verde, un partido distinto a lo que en México existe por supuesto (estos partidos surgieron apoyados por militantes de la izquierda consecuente y marxista en la mayor parte de los países), Marina Silva, quien recogió el 19.4% de los votos y que ahora desempeñará un papel preponderante en la segunda vuelta, cuyos acercamientos del Partido de Vilma podrían ser definitivo en los resultados, pese a que Rousseff, quien continuará con la política exitosa de Lula, mezcla de pragmatismo económico, regulación estatal y social, quizá no le haga falta.
Pero sin duda, una victoria este domingo le habría dado un mandato presidencial más claro y mayor poder para implementar las reformas necesarias para continuar mejorando el crecimiento económico y el desarrollo social de Brasil, en especial en el área hacendaria, sin las cuales será difícil solucionar los problemas de pobreza y hacer que el octavo lugar de Brasil dentro de la economía mundial, se refleje en los índices de desarrollo humano de la Organización de Naciones Unidas (ONU).
Dilma va a recibir de Lula un país donde su partido goza de una inmensa popularidad que él ha sabido darle, un Brasil en pleno crecimiento económico que lo sitúan como la octava potencia mundial y acreedor del Fondo Monetario Internacional (FMI), no más su deudor, pero ahora tendrá que hacer frente a las denuncias de corrupción de sus antiguos colaboradores, a las críticas de los cristianos a sus comentarios sobre el aborto u otros temas sociales, de los que su adversario sacará provecho en su campaña, aprovechándose de su falta de carisma y de experiencia en el ejercicio del gobierno.
Así, Brasil no es muy distinto a México, es el país con más católicos de América Latina, ahí la religión es, como en México, el pan nuestro de cada día y el número de cristianos va en aumento. El domingo en una misa en Brasilia, el pastor Otaviano Miguel da Silva llamó a sus fieles a no votar por los candidatos del Partido del Trabajo, por estar a favor de la homosexualidad, el lesbianismo y del aborto.
Con ello, no hace falta adivinar para saber cómo será la campaña electoral en México en 2012. Pero al margen de toda campaña sucia, vamos a continuar viendo al Partido del Trabajo de Lula en el gobierno de Brasil por muchos años más, ejerciendo el liderazgo que México le ha dejado en América Latina y el Caribe.

   

Lula se va pero Brasil seguirá creciendo, Adiós Lula

Escrito por José Luis Ortiz Santillán Jueves, 30 de Septiembre de 2010 23:02

 234Share

NÚMEROS CLAROS

Mientras los brasileños se disponen a elegir su presidente el próximo domingo, nadie puede negar que su presidente, Luis Ignacio Lula Da Silva, ha situado a Brasil como la octava economía mundial más grandes del mundo, después de dos mandatos de gobierno y que su presidencia es un ejemplo para los gobiernos de América Latina.
Lo lamentable para México, es que Lula se va de la presidencia sin que nadie escuchara en el país, sin que nadie entendiera las propuesta que hiciera al gobierno para trabajar juntos por la integración regional, para unir PETROBRAS y PEMEX para hacer una de las empresas multinacionales más grandes del mundo. La miopía pudo más que la razón, pero hoy aún lo absurdo de la soberbia y la ignorancia, cuestionan la posibilidad de firmar un tratado de libre comercio con Brasil, que vergüenza.
Pareciera que México y su clase política huyeran de su responsabilidad histórica ante América Latina y el Caribe y lejos de ello, está alimentando las aspiraciones de Colombia a volverse protagonista en un continente donde solo lo ha sido por el narcotráfico y su entreguismo a las políticas de los sectores reaccionarios de los Estados Unidos, al compartir sus espacios con los países Centroamericanos, al fortalecer sus relaciones, oxigenando a un país que no tiene el tamaño de México ni de Brasil, hasta llevarlo a aspirar a un puesto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el mismo al que México has aspirado y aspira aún.
México parece debilitarse y los países que aún lo admiran por su historia y su protagonismo internacional, comienzan a perder la confianza en él y a ver hacia el sur, a Brasil. Esto es quizá lo que los legisladores no ven y tratan cuestionar ante la ignorancia, en lugar de trabajar para el ingreso de México en el MERCOSUR y hacer de este proceso de integración regional el corazón de la creación de un espacio económico y político común, no de todas las economías, sino de las más fuertes de la región, no de todos los países sino solo de los que tengan voluntad política para hacerlo, pues la integración regional, como lo ha mostrado la Unión Europea, no tiene ideología, derecha, centro e izquierda la han y siguen apoyado.
No volverá a haber un hombre tan generoso como Lula en Brasil que vea en México al país con quien puede compartir el liderazgo de Latinoamérica. Pero lo más importante es saber si México continuará degradándose, haciendo alianzas con países de tercera en lugar de fortalecer sus relaciones con países como Brasil, Argentina, Chile, Venezuela, etc., sobre todo en medio de la crisis económica internacional, que ha demostrado que hoy es mejor diversificar los mercados y no apostar el futuro de la economía de un país a la salud económica de otro, como lo ha hecho México con los Estados Unidos.
Lula se va pero Brasil seguirá creciendo, hoy ya no recibe prestamos del Fondo Monetario Internacional (FMI), hoy Brasil le presta al FMI, hoy Brasil es la octava  economía mundial, pero también se ha convertido en el líder de Latinoamérica y en el país interlocutor del subcontinente con los países ricos y en América del Sur, así lo constató la crisis de Bolivia de 2009.
El Brasil de Lula le extendió la mano a México en dos ocasiones (en la visita que hiciera a México el presidente Lula en agosto de 2007 y en la visita del presidente Calderón a Brasil en agosto de 2009), pero el miedo y la miopía de su gobierno, frustró la posibilidad de unir a los países con mayor liderazgo continental, para ponerlos al frente de un gran bloque regional. Hasta luego Lula, porque aún te queda mucho por hacer.

   

La FAO y la crisis alimentaria

Escrito por José Luis Ortiz Santillán Lunes, 27 de Septiembre de 2010 22:42

 234Share

NÚMEROS CLAROS

La semana pasada en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), previo al inicio de su Asamblea General, se revisaron los avances en el cumplimento de las metas del milenio para el desarrollo, acordadas durante la Cumbre del Milenio celebrada en Nueva York, en septiembre de 2000, donde los 189 estados miembros de la ONU adoptaron la Declaración del Milenio, que contenía metas y objetivos clave para el desarrollo.
Pese a que luego fueron redefinidos en la Declaración del Milenio, resumida en el Informe del Secretario General a la Asamblea General de septiembre de 2001, donde surgen las 8 Metas del Milenio, ligadas a objetivos nacionales relacionados con la pobreza, educación, igualdad de género y sostenibilidad medioambiental, todo ello relacionado con el compromiso de concretar un plan para establecer un marco internacional para las políticas sobre comercio y financiamiento a favor del desarrollo, que deberá alcanzarse en 2015.
Las ocho metas del milenio para el desarrollo son: Erradicación de la pobreza extrema y el hambre; Acceso universal a la educación primaria; Promover la igualdad de géneros; Reducción de la mortalidad infantil; Mejorar la salud materna; Combatir el VIH/SIDA y otras enfermedades; Asegurar la sostenibilidad medioambiental y Desarrollar asociaciones globales.
De acuerdo a la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), los países latinoamericanos que han logrado los mayores avances del 1990 a 2006 son: Chile que habría reducido los niveles de 38.5% al 13.9%; Ecuador de 62.1% al 39.9%; México de 42.1% al 26.8% y Brasil de 41.2% al 29.9%.
En la ONU hubo más retórica que resultados concretos, sin embargo, pese al optimismo por alcanzar la metas, el calentamiento global y los trastornos climáticos, de los cuales han sido víctimas países desarrollados como emergentes y del tercer mundo en 2010, han influido directamente en el aumento del número de pobres y seguramente durante el próximo año millones de seres humanos padecerán hambre en el planeta debido a la destrucción de cosechas y perdidas de ganado, por inundaciones y sequías, pese a los datos sorprendentes de la FAO donde al margen de la crisis económica internacional, el número de personas que sufren hambre crónica y mal nutrición habría caído a 925 millones, luego que en 2009 fuera de mi 20 millones.
Pero contrario a su discurso y preocupación de 2007, el Director General de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, ha descartado el surgimiento de una crisis alimentaria mundial y señalada que hay suficientes inversiones y producción. Si así fueran las cosas, no habría más que felicitarse por ello y respirar por esta noticia, pese a que los países de América Latina, productores de materias primas, durante 2010 han sufrido los embates de la naturaleza, la pérdida de cosechas y el desplazamiento de numerosos asentamientos humanos como en Asia.
Con esta ambigüedad, la FAO acaba de anunciar en su reunión extraordinaria de este viernes pasado que la producción mundial de cereales alcanzará en este año solo 2 mil 239 millones de toneladas de cereales, 1% menos que en 2009, aún cuando la cosecha será la tercera más grande de la historia, como consecuencia de la caída en la producción de trigo y cebada, sobre todo en las antiguas Republicas de la ex Unión Soviética, que condujo a que Rusia prohibiera las exportaciones de trigo y se vea obligada a importar 6 millones de toneladas.
Según la FAO, los países que concentran el mayor número de personas que sufren de hambre en el mundo están ubicadas en Bangladesh, China, el Congo, Etiopía, Indonesia, Pakistán y la India, pero si los países de América Latina no realizan reformas estructurales para transformar el campo, quizá pronto los veamos entre los países asiáticos.
La FAO ha indica en su página Web que « es necesaria una inversión pública adicional de 24 mil millones de dólares en los países pobres para reducir a la mitad la cifra de personas hambrientas para el año 2015. Sin esa inversión, el número de personas hambrientas para esa fecha será de 600 millones y así, se corre el peligro de no cumplir el objetivo de la Cumbre Mundial de la Alimentación de 1996: conseguir que los 800 millones de personas hambrientas en el mundo pasen a ser 400 millones », afirma.
De nuevo hay protestas en África. Las protestas en Mozambique por el encarecimiento de los productos básicos como el pan, que aumentó en 25%, podría extenderse pronto a otros países, por eso es que el Banco Mundial ha se ha comprometido a aumentar sus fondos destinados a la agricultura a través de su Plan de Acción para la Agricultura de 4 mil 100 a 8 mil 300 millones de dólares anuales, para compensar el incremento de los precios en los alimentos y contrarrestar el riesgo de crisis alimentaria y las revueltas sociales.
En medio de este panorama mundial, en México es posible que aumenten las importaciones de maíz y los precios del pan y las tortillas, pero parece que eso no importa ahora frente a la guerra contra el crimen organizado. El único que se siente preocupado por la posible crisis alimentaria y el aumento de la pobreza es el senador del PRI, Ramiro Hernández García, quien enfatizó la semana pasada en la necesidad de cambiar el modelo de desarrollo del campo y corregirlo, con el fin de superar los rezagos históricos.
He aquí otro tema que no se puede seguir omitiendo en las discusiones parlamentarias en México a 100 años de la revolución de 1910, si no se quieren revivir las razones que originaron este movimiento social y permitir al narcotráfico que haga ahí, en el campo, lo que le corresponde al Estado y lo que los partidos parecen incapaces de hacer para impulsar su desarrollo.

Suecia, el Estado del bienestar sobrevive a la crisis y a la derecha

Escrito por José Luis Ortiz Santillán Lunes, 20 de Septiembre de 2010 23:00

 234Share

NÚMEROS CLAROS

El 16 de septiembre pasado, mientras en México despertábamos mareados con la celebración del bicentenario de la independencia, en el diario español El País, Andrea Rizzi publicó un artículo titulado « El modelo económico sueco vence la crisis », subtitulado « La política de reducción de impuestos impulsa al Gobierno liberal-conservador », algo que no ha pasado en México y no creo que suceda, donde destacaba la puesta en marcha de medidas de política económica por el gobierno sueco que han resultado exitosas frente a la crisis.
En él señalaba que mientras gran parte de Occidente sigue renqueando, empantanado en una crisis que no amaina, Suecia se aproxima a sus elecciones generales del domingo (que por cierto ganó la coalición conservadora-liberal de Fredrik Reinfeldt), como un velero con el viento en popa y repleto de lecciones interesantes para sus socios europeos. Yo me atrevería apuntar, en el marco de la discusión del Programa Económico 2011, que también para México, claro está, siempre que los legisladores busquen el bienestar de los ciudadanos y no el personal y el de sus empresas.
Rizzi indica que el gobierno conservador de Fredrik Reinfeldt, deja un país con un crecimiento del producto interior bruto (PIB) que rondará el 4.5% en 2010, con el menor déficit público de la Unión Europea (UE) -0.5% en 2009 y 1% en 2010- y con un paro (desempleo) en el 8% tras varios meses de reducción.
El gobierno de Reinfeldt, indica Rizzi, saca pecho cada vez que puede y tiene sin duda algunos méritos, entre ellos una equilibrada gestión fiscal. Es un hecho que, frente a una recesión en 2009 comparable a la media europea, Suecia ahora crece a un ritmo que casi triplica la media. Continua diciendo que Reinfeldt pide otro mandato para seguir bajando impuestos y avanzar con las privatizaciones. El bloque progresista rechaza estas medidas y se propone como baluarte de la legendaria protección social sueca. Sin embargo, el actual éxito económico trasciende las políticas contrapuestas y reside, según muchos analistas, en el propio modelo sueco, en sus valores compartidos, concluye Rizzi. Y es que izquierda y derecha coinciden en las virtudes del modelo sueco.
En enviado especial de El País, indica que Suecia es el mayor inversor en la UE, 3.6% del PIB. Es el segundo país por número de patentes registradas por habitante. Destaca entre los principales inversores en educación del mundo. Anhela y fomenta el desarrollo de empresas competitivas y exportadoras. Esta actitud no está en discusión, y la campaña electoral demuestra un elevado grado de convergencia entre los partidos sobre el modelo de desarrollo, subrraya Rizzi, y es que el modelo sueco ha sido por muchos años un ejemplo de desarrollo, al cual los socialdemócratas dedicaron años de esfuerzo y su logros no pueden ser borrados por los conservadores, quienes reconocen sus bondades.
Rizzi señala que el distrito empresarial de Kista Science City, en la periferia de Estocolmo, es el paradigma de por qué Suecia anda fuerte, con un crecimiento que ha doblado el de la zona euro en los últimos 15 años. En Kista están afincadas unas 600 empresas con alto nivel de inversión extranjera directa y varios centros de investigación universitaria. El distrito da empleo a 67 mil personas. Un tercio trabaja en el sector de la tecnología de la información y de la comunicación. En sus ordenadas calles y edificios se cruzan con gran frecuencia rostros de otras latitudes…hoy, el distrito está repleto de empresas que exportan servicios a todo el mundo. Durante la crisis, aquí no se destruyó empleo. Kista es una bandera de un país que cree en la investigación, que forma bien a sus trabajadores, atrae cerebros y crea empresas competitivas.
Que contradicción para México no, pues algo que se podría pareces a Kinsta, Monterrey, hoy es un bastión del crimen organizado y los inversionistas han comenzado a emigrar, pese a que las estadísticas, siempre flexibles y al servicio del poder, nos indiquen que estamos batiendo récord en inversión extranjera.
Andrea Rizzi,  cita a Robert Bergqvist, economista jefe del banco sueco SEB, quien explica que « Las exportaciones representan un 50% del PIB y son parte fundamental del crecimiento actual. Suecia exporta, entre otros motivos, porque el gasto en educación, en inversión directa y la adopción de medidas que han incrementado la productividad facilitan la constitución de empresas competitivas »; y Olof Zetterberg, director de la Stockholm Business Region, lo sustenta al apuntar que « Estos factores han facilitado la transición hacia una economía menos manufacturera y más volcada en los servicios ».
Andrea Rizzi, concluye su artículo diciendo que las virtudes no impiden que haya graves problemas. La docena de analistas, profesionales y empresarios consultados para este reportaje coinciden todos en destacar el elevado paro juvenil. Ahí está el caldo electoral de la derecha xenófoba, cuyo ascenso parece el aspecto patológico de algunas pulsiones individualistas que se abren camino en una sociedad tradicionalmente colectivista como la sueca. Precisamente, ese parece haber sido el factor determinante para que Fredrik Reinfeldt y su propuesta de reforma moderada al estado de bienestar, le haya dado un segundo mandato.

 

México a 200 años de su independencia atado a la suerte de un país

Escrito por José Luis Ortiz Santillán Lunes, 13 de Septiembre de 2010 23:29

 234Share

NÚMEROS CLAROS

México va a celebrar sus doscientos años de independencia política de España, pero sigue atado económica y financieramente a los Estados Unidos de América (EUA), de donde provienen la mayor parte de las remesas, de la inversión extranjera directa, al menos el 48% de las importaciones totales y a donde se destinan entre el 80 y 82% del total de las exportaciones de México. Así que 200 años después de la dependencia México está atado a la suerte que corran los EUA y a lo que hagan o dejen de hacer.
En medio de la alarma por la desaceleración de la recuperación económica, este lunes la porta voz, Donna Zerwitz, de la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER), que agrupa los economistas más notables de los EUA, señalaba que su comité deberá reunirse para definir en qué momento se produjo el fin de la recesión en 2009, iniciada en diciembre de 2007, como si la recuperación de su economía fuera viento en popa y su endeudamiento fuera solo ficción.
La recesión de una economía se produce no solo cuando se registran dos trimestres consecutivos en que el Producto Interno Bruto (PIB) cae de manera consecutiva, sino cuando también caen los ingresos de los hogares, el nivel del empleo y la producción industrial, en el caso de los EUA el desempleo continuaba en agosto en 9.6% y los ingresos de los hogares pulverizados.
Igualmente el lunes fueron publicados nuevos datos sobre el desempeño de las economías de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en el mes de julio, organismo que agrupa a los países más ricos, incluido México, sobre los que  la OCDE señaló que muestran signos de una moderación en el ritmo de crecimiento.
Su indicador adelantado compuesto para los 32 países, muestra que después de haber caído 0.1% en junio este ha caído en la misma proporción en el mes de julio. En países como Canadá, Francia, Italia, Reino Unido, China y la India, la disminución del ritmo de crecimiento en los próximos meses podría ser más fuerte, según la OCDE. Indicando que en el caso de los EUA la recuperación económica podría haber llegado a su final y por lo tanto comenzar un nuevo periodo de recesión y más desempleo.
En medio de esta noticias desalentadoras para quienes esperan que los EUA hagan lo que nos corresponde hacer en México, la Comisión Europea ha elevado sus previsiones de crecimiento para 2010, de 1 a 1.8%, haciéndose eco del Banco Central Europeo (BCE) que, el 2 de septiembre pasado señalara que la zona del euro podría crecer en 2010 no 1% sino en 1.6% y en 2011 podría llegar a 1.4% y no a 1.2% como lo había previsto inicialmente.
En tanto que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEOPAL) hacía lo propio y elevaba sus previsiones de crecimiento para México de 4.1 a 4.5% para este año y mantenía su proyección de 3% para 2011, cercanas a las de la Secretaría de Hacienda que en el programa económico 2011 supone un crecimiento de 4.5% para 2010 y de 3.8% en 2011.
Y en medio de este reacomodo de las expectativas sobre la recuperación de la economía, en la Conferencia del Fondo Monetario Internacional y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Oslo, Noruega, el Fondo Monetario Internacional (FMI), quien después de experimentar sus fórmulas en las economías latinoamericanas en los años ochenta hoy trata de perfeccionarlas en Europa, en voz de su Director General, el francés Dominique Strauss-Kahn, ha advertido de la profundidad de la crisis y recomendado a los países ricos el mantener los estímulos fiscales y las medidas de política económica orientadas a la creación de empleo, al señalar que el mercado laboral está en una situación desesperada y que la crisis no se terminaba hasta que el desempleo cayera, lo que había señalado ya el presidente de Francia.
Strauss-Kahn, ha llamado la atención al incremento del desempleo juvenil, uno de los problemas centrales de México actualmente, apuntando que la crisis a puesto a prueba los modelos económicos de los diferentes países y « si no se adoptan las políticas adecuadas para hacer frente a esta tragedia, el coste económico y social será tremendo porque estamos hablando de una generación perdida ». Mientras que el Director del la OIT, Juan Somavia, recomendaba a los gobiernos tomar medidas para generar oportunidades de empleo decente para los millones de jóvenes desempleados.
Pero ayer lunes también se publicaba en Londres un estudio del Centre for Economics and Business Research (CEBR) que indica que los países emergentes aceleran su crecimiento frente a los países ricos, donde China marcha a la cabeza, y que de aquí a 2015 los países emergentes acelerarán su crecimiento en detrimento de los actuales países ricos. En ese sentido los países de la OCDE que representaban el 77.1% de la riqueza mundial en 2004, no representarán en 2015 que el 65.7% de la misma. Mientras que los EUA pasarán de 25.4% en 2007 a 22.6% en 2015.
Así que más que esperara a que los EUA restablezcan el equilibrio de sus finanzas públicas y de su economía es el momento de decidir cual es el rumbo que se quiere para México, algo que deberán tener en cuenta los diputados al aprobar la Ley de Ingresos y el presupuesto de egresos para 2011, pues no se debería seguir atando la suerte de México a la evolución de la economía de un país y a la de los precios del petróleo, cuya demanda mundial podría ser menor a la registrada en 2010, debido a la lenta recuperación de la economía mundial y del aumento de la oferta, lo que podría hacer que los precios actuales del barril caigan por debajo de los 70 dólares, en promedio, actuales, y en consecuencia, comenzar a ver con más firmeza hacia el sur.

   

El PRI en medio de contradicciones y sin propuesta económica

Escrito por José Luis Ortiz Santillán Jueves, 09 de Septiembre de 2010 22:48

 234Share

NÚMEROS CLAROS

Hace un año, cuando fue presentado el Programa Económico 2010 y los economistas no entendíamos las razones por las cuales el PRI apoyaba semejantes medidas de política económica irracionales en medio de la crisis económica internacional (sin saber de los acuerdos secretos entre el PRI y el PAN que luego César Nava revelara en este año), las cuales provocarían menor crecimiento y desempleo como lo hemos visto en lo que va del año, el diputado David Penchyna Grub señalaba en una entrevista concedida a Radio Formula, el 19 de octubre de 2009, que la mayor parte de la bancada de su partido, el PRI, había aprobado el aumento del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 15 a 16%,  rechazado la propuesta del presidente Calderón, de imponer un impuesto del 2% para combatir la pobreza, la cual se multiplicó al final alimentando a los carteles.
Aún se puede ver en la página Web de la Cámara de Diputados la Nota No. 470 de Comunicación Social, donde se leer « El secretario de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, David Penchyna Grub (PRI), afirmó que el incremento al 16 por ciento del Impuesto al Valor Agregado (IVA) será menos inflacionario que el dos por ciento al consumo general que había propuesto el gobierno federal en su proyecto económico para el próximo año », señalando que « El PRI bajó los impuestos propuestos por el Ejecutivo y tendrá más ingresos con menos impuestos y eso no es magia, simplemente nos pusimos a trabajar ».
En realidad sucedió lo anunciado?, a caso los ciudadanos no hemos visto reducir nuestros ingresos en 2010 por el aumento de los impuestos y los efectos inflacionarios del incremento en los precios de la gasolina y, en consecuencia, su impacto en el conjunto de precios de la economía.
Países como China y Brasil que impulsaron políticas para estimular el consumo interno y sustituir con ello la caída en las exportaciones, está teniendo mejores resultados; pues se trataba de estimular las inversiones reduciendo los impuestos y los tipos de interés, estimular la demanda agregada de la economía, haciendo que el incremento del gasto público de verdad sirviera para crear empleos y aumentar la demanda de los hogares, algo que no sucedió ni podía pasar con la ambigüedad de la política económica aprobada.
La retórica ante lo injustificable se hacia oír en 2009 de parte de quien en la LVIII Legislatura desestimara la capacidad de su correligionario Danid Penchyna para hablar de fianzas públicas, el diputado Omar Fayat aseguraba que su « bancada actúo con responsabilidad, pues enmendó la plana a la Secretaría de Hacienda que pretendía un paquete económico meramente recaudatorio y los priistas estamos conscientes de que el país requiere una mayor tasa de crecimiento, por ello se aligeró la carga fiscal en términos reales y se comprometieron recursos adicionales para gastos de inversión a fin de que se traduzcan en empleos y crecimiento ».  En verdad usted cree que se hizo eso, alguien puede económicamente justificarlo?
Nada más absurdo el planteamiento, el conjunto de medidas aprobadas provocaron mayor desempleo, al aumentar los impuestos a los empresarios y reducir su capacidad para invertir y crear empleos; mientras el poder ejecutivo ha visto crecer los subejercicios y su incapacidad para crear empleos a través de su inversión en infraestructura, otros que no sean los que el sector privado ha abierto por la simple lógica de su actividad económica y no por la puesta en marcha de estímulos fiscales;  ello se reflejó en la caída de -13.78% de la inversión privada en el último trimestre de 2009 y de -0.98% en el primero de 2010, así como en el desplome en -2.06% de la inversión pública en ese trimestre. Los datos del segundo trimestre sobre la oferta y demanda agregada nos permitirán tener mayor claridad sobre lo que se ha hecho.
Un año después, en la reunión de los legisladores del PRI celebrada en Ixtapan de la Sal, el 27 de Agosto de este año, el diputado David Penchyna que se ha proyectado como el experto de las fianzas públicas del PRI, a disgusto de Omar Fayat y siguiendo los pasos de su compadre Jorge Alejandro Chávez Presa, señalaba ahora que « Hemos puesto a revisión los impuestos, los supuestos que planteó para este 2010 la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), que no fueron ciertos, que se han modificado y que creemos que es el momento de entrarle a fondo a medidas fiscales y presupuestales que nuestro país necesita », he ahí más retórica y contradicciones.
A caso al decidir la política económica para 2010 los diputados no tenían la responsabilidad de estudiar, analizar los escenarios y comprobar los supuestos sobre los cuales se deciden las políticas en materia de ingresos y gasto público propuestas por la Secretaría de Hacienda, en representación del ejecutivo, y dónde quedaron los argumentos para justificar lo que hacía el PRI en ese momento.
Los ciudadanos que eligieron a los legisladores, que se han quedado sin empleo en 2010, los empresarios que han perdido sus empresas o han aumentado su nivel de endeudamiento, debido a las políticas públicas propuestas por el ejecutivo y aprobadas por el legislativo, ¿podrán entender que su desgracia ha sido provocada porque los legisladores fueron engañados por la Secretaría de Hacienda?
Entonces a quiénes hemos elegido como diputados, a quiénes pagamos enormes salarios para convertirlos en dioses omnipotentes, si no saben de economía ni de finanzas públicas y al final, las políticas públicas en materia de ingresos y gasto, serán el resultado de componendas políticas, en funciones de intereses mezquinos de la clase política y no en función del bienestar de los ciudadanos, de la economía y de México.

   

Desempleo estructural y el plan de Obama

Escrito por José Luis Ortiz Santillán Lunes, 06 de Septiembre de 2010 22:42

 234Share

NÚMEROS CLAROS

El presidente estadounidense, Barack Obama, acaba de anunciar un plan de construcción de infraestructura con el objetivo de crear nuevos empleo. Frente al deterioro del mercado laborar y la lentitud de la recuperación económica, Obama ha anunciado un plan por 50 mil millones de dólares para mejorar y ampliar la red de carreteras, los aeropuertos y poner en funcionamiento el tren de alta velocidad, el cual deberá enmarcarse dentro del plan de reactivación económica de 787 mil millones de dólares aprobado en febrero de 2009.
En los Estados Unidos, la tasa de desempleo que en enero era de 9.7%, ocho mese después continúa inamovible, 9.6% en agosto pasado y al menos hay 15 millones de desempleados. El presidente teme una recaída de la economía y por eso, al más viejo estilo keynesiano ha decidido poner en marcha su plan de infraestructura para estimular el gasto público y la demanda agregada de la economía. Ahora no se trata de rescatar a los bancos y a las empresas, sino a los hogares y sobre todo, darles una respuesta en medio de la campaña electoral de noviembre próximo.
Sin embargo, la crisis económica internacional que estalló en 2008 en Estados Unidos, ha puesto en jaque a los gobiernos y a las medidas tradicionales para restablecer el equilibrio macroeconómico de sus economías y hoy se preguntan cuáles son las correctas, luego de los pocos avances para reformar al capitalismo y los mercados financieros.
Los países desarrollados pusieran en marcha en el norte América y Europa, medidas expansionistas de estimulo a la economía para frenar la crisis, pero ahora son cada vez más las voces que sugieren su abandono, por considerar que el desempleo es un problema estructural y no cíclico, que no puede solucionarse estimulando el crecimiento de la demanda, como se ha venido haciendo.
El hecho de que el desempleo actual sea un problema estructural y no cíclico, representa un grave problema para los gobiernos, pues millones de individuos en edad y condiciones de trabajar no tendrían la calificación apropiada, no formarían parte de las redes laborales que les permitan encontrar un empleo, habrían perdido la confianza en sus calificaciones laborales y capacidad para trabajar y carecerían de experiencia para poder encontrar un trabajo apropiado.
En el caso de México, esto estaría conduciendo a miles de personas a enrolarse en las filas del crimen organizado, donde las exigencias para emplearse serían menores, a excepción de la disposición, la discreción, la compartimentación y la secresidad para manejar la información, pero nada imaginado a un mercado laboral más exigente y reglamentado, para el que no están formados y además, carecen de acceso a la educación.
Cuando se habla de desempleo estructural se hace referencia a un desajuste entre la oferta y la demanda de trabajadores, pero donde la oferta de los tipos de trabajo son distintos a los demandados, por lo que una parte de los desempleados no encontrarán trabajo de manera permanente. Aquí se encuentran las personas desempleadas por falta de preparación universitaria o técnica, por carecer de destrezas, debido a la carencia de capacitación en el usos de maquinas herramientas o sistemas automatizados de producción, producto de los cambios en la producción industrial y al desarrollo científico técnico, lo que dificulta que los desempleados encuentren trabajo.
En el caso de México esto parece agravarse, si consideramos que al menos existen 8 millones de jóvenes que no trabajan ni estudian y por lo tanto, no tienen ninguna calificación para desempeñar un empleo formal, aunque el CENSO nos mostrará la realidad. Por lo que sí el desempleo fuera estructural, las políticas deberían orientarse hoy al desarrollo de programas de formación y capacitación para el trabajo, a la reconversión de las profesiones y al diseño de planes de producción acordes con a la mano de obra excedentaria, sobre todo si se tiene un bono poblacional, salvo que se esté planeando exportarlo al vecino.
En el caso de los Estados Unidos, país en el cual el gobierno mexicano ha depositado todas sus esperanzas en la recuperación de su economía, los datos indican que la Población Económicamente Activa (PEA) en 2007 llegaba a 137.8 millones y en 2010 se aproximaba a 130 millones, 7.9 millones menos en un periodo en el cual la población adulta creció en 6 millones, por lo que es probable que esté enfrentando una caída de la demanda global del empleo, lo que podremos constar en los próximos años, cuando se produzcan aumentos en los precios y en los salarios de los nuevos sectores en expansión y en otros sectores veamos mayor desempleo.

   

Sólo unidos prosperamos…

Escrito por José Luis Ortiz Santillán Jueves, 02 de Septiembre de 2010 22:36

 234Share

NÚMEROS CLAROS

La propuesta planteada en el informe del ejecutivo federal para buscar impulsar el crecimiento y la competitividad de la economía, abre el espacio para construir una verdadera política económica de Estado para superar la crisis en los próximos dos años, siempre y cuando su diseño se realice a la luz pública y no en pactos secretos, que al final conduzcan a medidas de política económica inexplicables y en contra de la lógica económica, tales como las pactadas entre el PAN y el PRI para 2011. Ello parece factible luego del rompimiento del pacto entre esos dos partidos.
Al diseñar el « paquete económico para 2011″, deberá considerarse que la interdependencia de la economía mexicana con la economía global y la necesidad de romper con la dependencia económica de los Estados Unidos y buscar nuevos mercados, como se ha venido haciendo para limitar la dependencia de las finanzas públicas de los ingresos petroleros cada vez menores.
Hay que entender que pese a la profundidad de la crisis y las múltiples voces para ordenar los mercados financieros y reformar el capitalismo, estos siguen su rumbo y marcan la pauta de la recuperación económica mundial, por lo que habrá que unir la voz de México a la de los países que apuestan por la regulación financiera de los mercados en los foros internacionales y trabajar al interior del sistema financiero nacional, para reducir la especulación financiera.
Por ejemplo, después en los Estados Unidos se aprobara la reforma financiera propuesta por Obama y luego de un año de negociaciones, el martes 31 de agosto fue presentado a los ministros de finanzas de la Unión Europea un documento donde la Comisión Europea exploraba diferentes posibilidades para imponer un impuesto a las transacciones financieras y el 2 de septiembre los europeos llegaban a un acuerdo para crear nuevas autoridades que supervisarán los riesgos macroeconómicos, los bancos comerciales, las aseguradoras y los propios mercados financieros, que podrían instalarse el 1 de enero de 2011, con lo cual se contribuirá sin duda a la estabilización de los mercados.
No es extraño que las bolsas de valores en el mundo bailen al vaivén de la desconfianza de los inversionistas, ni que el peso mexicano siga el rumbo de la incertidumbre en los mercados llegando a cotizarse en 13.23 pesos por dólar el último día de agosto, el nivel más alto de depreciación después del 10 de noviembre de 2009, producto de la incertidumbre que reina en torno a la recuperación de la economía estadounidense y los problemas de la deuda soberana de algunos países europeos.
Los deseos expresados por el presidente de México en su informe, de trabajar unidos para prosperar y el deseo de los legisladores del PRI; PAN y PRD, de que la banca de desarrollo apoye la recuperación económica contradice la política económica aprobada para 2010 por la mayoría de los parlamentarios, pese a que ello fue producto de pactos secretos entre el PAN y el PRI, que posteriormente salió a la luz, demostrando que el « paquete económico 2010″ no respondía a ninguna lógica económica y sí a intereses de los partidos, que estaban más allá de los intereses de millones de mexicanos que requerían medidas para estimular el consumo interno, la generación de empleos y el crecimiento económico.
Hoy México parece estar ante la oportunidad de diseñar una política económica consensuada para salir de la crisis, deseo de millones de mexicanos sin empleo, pero dependerá de que los partidos políticos pongan por delante los intereses de los ciudadanos sobre los suyos, para hacer del « paquete económico 2011″ y de las medidas de política económica instrumentos, el medio para superar la crisis, al fortalecer la regulación financiera, reducir las tasas de interés y los impuestos, la dependencia de la economía estadounidense, para impulsar el crecimiento económico y la creación de empleos, bajo condiciones de mayor estabilidad y certidumbre

 

 

La fiesta de las cifras del crecimiento

Escrito por José Luis Ortiz Santillán Lunes, 30 de Agosto de 2010 22:43

 234Share

NÚMEROS CLAROS

La frialdad de las estadísticas y lo convincente de la retórica. Hemos sonreído más de una vez con los anuncios del fin de la crisis y CNN Expansión se atreve a escribir incluso « México crece como nunca », que memoria más obtusa. El 7.6% de crecimiento registrado en su Producto Interno Bruto (PIB) en el segundo trimestre, respecto al volumen de su producción en el mismo trimestre de 2009, que fue de 8 millones 139 mil 317 millones de pesos, a precios de 2003, es obvio que hay un crecimiento ante uno de los peores trimestres en que la economía entró en recesión en 2009; pero si comparamos los 8 millones 757 mil 904.82 millones, a precios de 2003, en que creció la economía en este segundo trimestre de 2010  con los 9 millones 40 mil 647 millones de pesos del segundo trimestre de 2008, observamos que el crecimiento fue menor en 3.13%, y ya teníamos  3.5% de desempleo en ese trimestre.
El prodigio de las estadísticas es que son frías manipulables. En medio de la inestabilidad que han generado los enfrentamientos armados entre carteles, el ejército, la marina y la policía, y pese a que México hoy está en todos los medios internacionales y no precisamente porque haya ganado el concurso de la miss universo, se ha informado que de otra muy buena noticia, créalo o no, que durante el primer semestre de 2010 México logró el mayor crecimiento de Inversión Extranjera Directa (IED) en los últimos seis años, según reveló la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP); de esta forma, el ingreso a la economía por concepto de IED fue de 12.2 mil millones de dólares durante la primera mitad del año, 27.7% más que ingresado en el primer semestre de 2009, similar al obtenido en 2004. Quién asusta a los inversionistas, nadie verdad, entonces debemos creer que es mentira que se estén cerrando negocios en los estados fronterizos y México o no.
Entonces tenemos que entender que las preocupaciones de Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal (FED) y del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, porque de nuevo su economía caiga en recesión son infundadas, después que las cifras de crecimiento durante el segundo trimestre estimadas en 2.4% fueran revisadas a la baja y establecido su crecimiento en solo 1.6%, y que su programa de estímulo económico de 814 mil millones de dólares, aprobado en febrero de 2009 por el Congreso, no diera los frutos esperados, reducir el nivel de desempleo.
Los Estados Unidos y sus gobernantes pueden ser culpados de todo lo que se le pueda ocurrir, estimado lector, pero no podemos culparlos por no hacer lo que a nuestros gobernantes y a nuestro país desean. No podemos esperar que la economía estadounidense crezca para que la nuestra se recupere, ni que ellos hagan una reforma migratoria para legalizar a los millones de mexicanos que aquí se les ha negado el derecho a la educación y al trabajo, a una vida digna.
La responsabilidad por el crecimiento y el desarrollo económico y social, por el empleo y el trabajo, por la seguridad de los ciudadanos mexicanos, y por los que visitan a nuestro país por cualquier razón, es del gobierno de México y su responsabilidad es buscar los mecanismos para ello y no las justificaciones para no hacerlo, menos tratar de mantener la estabilidad y la credibilidad con cifras frías sobre una realidad que usted vive día a día.

 

Para frenar el lavado de dinero hará falta más que una Ley

Escrito por José Luis Ortiz Santillán Jueves, 26 de Agosto de 2010 22:49

 234Share

NÚMEROS CLAROS

Doscientos años después del inicio de la guerra contra España por la independencia y cien años más tarde del comienzo de la revolución de 1910, México está inmerso en una guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado, expresión de la descomposición de la sociedad mexicana y de la falta de alternativas de estudio y empleo de millones de mexicanos que, ante la falta de alternativas políticas para luchar por los cambios estructurales que exige la transformación económica y social de México, se suman cada día a las filas paramilitares de los diferentes cárteles que operan en el país.

Ninguno de esos cárteles surgieron de manera espontanea, son la expresión de la descomposición social que está viviendo México desde hace varios años, caracterizada por la falta de oportunidades para estudiar, trabajar y obtener un salario digno de millones de mexicanos. Pero también, esto es la consecuencia de la carencia de alternativas políticas para los ciudadanos, a través de las cuales puedan luchar por la transformación del país y no por el encumbramiento político individual y mezquino como sucede actualmente, gracias a que los partidos políticos se han convertido en un medio para ello, aglutinando una clase política que ha hecho de la política una forma de vida y se ha convertido en
parásito de la sociedad para servirse de ella.

Las medidas anunciadas ayer jueves por el presidente de México para luchar contra el narcotráfico, el crimen organizado y el lavado de dinero, han sido bien recibidas por la comunidad internacional, en medio del anuncio trágico del asesinato de inmigrantes ilegales en Tamaulipas, que pusieron los ojos de todo el planeta sobre la evolución de los hechos en México, y seguramente ahora será objeto de discusión entre quienes habían criticado la falta de ellas para tocar la columna vertebral del crimen organizado: el lavado de dinero.

El lavado de dinero, conocido también como lavado de capitales, de activos, blanqueo de dinero o capitales, etc., es el medio por el cual se oculta la procedencia de cuantiosos recursos financieros, originado en actividades ilegales como tráfico de drogas, contrabando de armas, corrupción, desfalco, fraude fiscal, crímenes de cuello blanco, prostitución, malversación pública, extorsión, trabajo ilegal, piratería, etc.. Así hemos visto salir más de un nuevo rico de Hidalgo al concluir un sexenio y no siempre relacionado con  el crimen organizado.

Pero ahora se trata de limitar las actividades del crimen organizado, quien ha encontrado diversas formas de lavar dinero en México, por medio de transferencias electrónicas, cambio de dólares en casa de cambio, tarjetas de prepago, etc. El presidente Felipe Calderón ha fincado su propuesta para luchar contra el lavado de dinero en cuatro ejes estratégicos, que como él ha dicho, sin duda modificará “muchos hábitos de la vida económica del país”, pero sin medidas como estas será imposible frenar lo que parece imposible, pues como lo señala “el dinero ilícito es vital para los criminales y es vital también para financiar sus actividades, este dinero que se obtiene de manera ilegal se introduce de manera relativamente accesible hasta ahora en nuestra economía formal”.

Sin embargo, la iniciativa de Ley federal para la prevención e identificación de operaciones con recursos de procedencia ilícita y de financiamiento del terrorismo, por si solo no será suficiente para frenar las actividades criminales, hará falta no solo su aprobación por el congreso y las correcciones correspondientes, sino también establecer los mecanismos para aplicarla y hacerla cumplir, de lo contrario se abrirá una nueva fuente de corrupción y una vía para fomentar en enriquecimiento ilícito de nuevos funcionarios, en un cuento de nunca acabar en el país.

   

La crisis continúa mientras el desempleo continúe

Escrito por José Luis Ortiz Santillán Martes, 24 de Agosto de 2010 00:05

 234Share

NÚMEROS CLAROS

El desempleo es la mejor expresión de la crisis. Hemos citado ya en otro artículo como en 2009 antes de iniciar la tercera Cumbre del Grupo de los 20 (G20) en Pittsburgh, Estados Unidos, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, señalaba que Francia no saldría de la crisis sino hasta que el desempleo comenzara a bajar; pues no se podía decir que la crisis había terminado cuando el desempleo seguía aumentando y los ingresos de los hogares reduciéndose.
No hay mejor expresión para calificar la permanencia de la crisis que este criterio y no viene de un presidente de izquierda precisamente, aunque Sarkozy de pronto lo parece en sus declaracines sobre la crisis y su defensa de la reformas al capitalismo.
El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ha señalado que en el segundo trimestre de 2010 la tasa de desempleo fue de 5.3%, de una Población Económicamente Activa (PEA) de 47.1 millones de personas mayores de 14 años aptas para trabajar. Esta tasa de desempleo abierto sólo incluye a las personas que, al momento de realizar la encuesta, al menos hayan trabajado seis horas a la semana, pero seguramente muchos lectores jamás han sido encuestados.
Con ello, en el segundo trimestre del año habría en el país solamente 2 millones 496 mil 300 personas sin empleo; cifra que no sería preocupante si fuera real, pues países como los Estados Unidos registraron una tasa de desempleo de 9.5% en los dos últimos meses, por lo que sí su PEA es de 153 millones 560 mil personas, habría 14 millones 588 mil 200 desempleados en julio pasado. Otros países como España y Grecia registraron en el segundo trimestre tasas de 20.09% y 12%, respectivamente, que seguramente están más cerca de la realidad.
Pero todo parece indicar que, pese al los datos del crecimiento de 7.6% en el segundo trimestre de este año, la profundidad de la crisis en México es mayor de lo que se dice oficialmente y que los datos sobre el desempleo están lejos de la realidad.
La población subempleada, aquella que al momento en que INEGI levantó la encuesta declaró tener necesidad y estar dispuesta a trabajar más horas que las demandaba sus empleos en ese momento, llegó a 8.9% de la PEA, esto es 4 millones 191 mil 900 personas estaba trabajando en condiciones críticas de ocupación, que podría ser más realista que la tasa de 5.3%.
Sin embargo, si consideramos los datos que proporcionó la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) la semana pasada, donde señala que de los 20 millones de jóvenes existentes, en promedio, al menos existen 8 millones de ellos que no trabajan ni estudian y además, observamos la información de INEGI que señala la existencia de 12.8 millones de personas que laboran en la economía informal, equivalente al 27.2% del total de la PEA, al menos existen en el país 20.8 millones de personas sin un trabajo formal y 25 millones que no están plenamente incorporadas al mercado laboral formal y en consecuencia carecen de seguridad social.
Lo lamentable de estas cifras es que el bono demográfico, que debería estar siendo capitalizado por México para impulsar su crecimiento y desarrollo, para generar la riqueza sobre la cual debe sustentarse en el futuro la seguridad social, hoy está siendo tirado a la basura. La Encuesta Nacional de Juventud ha señalado que el 50% del total de los jóvenes en México están hoy sin trabajo y la mitad de los desempleados son jóvenes.
Bajo este contexto, ¿valdrá la pena alegrarnos con los anuncios sobre el fin de la crisis y el inicio de la era del crecimiento económico sostenido, cuando millones de mexicanos están desempleados y marginados de las estadísticas laborales, muchos de ellos empujados a engrosar las filas del crimen organizado?
Creo que el presidente de Francia es sensato cuando dice que la crisis habrá terminado cuando cese el desempleo y en México cuando reduzca el impacto del crimen organizado y la deliencuencia sobre los ciudadanos, sobre la sociedad, o al menos es más realista esa postura del presidente francés que festejar el fin de la crisis, cuando millones de hombres y mujeres se ven enfrentados al hambre o a delinquir para sobrevivir.

   

La paz para la supervivencia de la vida en el planeta

Escrito por José Luis Ortiz Santillán Lunes, 09 de Agosto de 2010 22:29

 234Share

NÚMEROS CLAROS

El llamado hecho por Fidel Castro este fin de semana en la Habana para luchar por la paz y la razón, por la raza humana y la vida, no debería ser tomado como retórica y menos, situarlo en el contexto de la lucha ideológica, pues al margen de la ideología hoy es preciso redoblar los esfuerzos por la paz y la vida en el planeta y no usar la guerra como medio para salir de la crisis económica actual, pues la industria armamentista genera ingresos y al no aumentar la oferta de productos en los mercados, permite reactivar el consumo interno de cualquier país, pero la raza humana no merece esto, cuando millones de personas ya enfrentadas a desastres naturales y el hambre.
La crisis económica internacional, la crisis alimentaria y ecológica mundial son partes de la crisis del sistema económico actual. La economía de mercado está enferma, pero no es la guerra la solución de la misma. Pese a las reformas recientemente iniciadas, después de tres años de haber estallado, el planeta sigue esperando soluciones para ponerle fin y diseñar un nuevo orden económico internacional que inevitablemente deberá surgir; sólo ello podrá detener el empeoramiento de la situación alimentaria mundial y el deterioro del medio ambiente que amenaza la vida en el planeta con más y más catástrofes naturales como los incendios en Rusia, las inundaciones en Asia, América Latina y México.
En septiembre de 2009 el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva, hacía un llamado a establecer un nuevo orden mundial, sostenible, donde prevaleciera un mundo más justo, multipolar y poniendo en práctica la integración, destacando que « sesenta años después, el mundo no puede regirse por las mismas normas y valores dictadas tras la segunda guerra mundial » y exhortando a construir un nuevo orden mundial como un imperativo político y moral; consciente de que la crisis económica mundial es también una crisis de dogmas, pues era absurdo pretender que los mercados puedan autorregularse sin la intervención del Estado, como se había pretendido.
Justo antes de la Cumbre de Pittsburgh del Grupo de los 20 (G20), el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, manifestaba su determinación a poner fin a los paraísos fiscales y a los bonos que cobran los banqueros y lejos de pensar que el fin de la crisis económica había llegado en ese entonces, él señalaba que Francia no saldría de la crisis sino hasta que el desempleo comenzara a bajar; pues no se podía decir que la crisis ha terminado cuando el desempleo sigue aumentando y los ingresos de los hogares siguen reduciéndose, ya sea porque muchas personas han perdido su empleo o porque las medidas de política económica, con el aumento de los impuestos o la reducción de los salarios, como México o en Grecia, lo han propiciado. Y sobre esto, los recientes datos sobre el desempleo en los Estados Unidos nos dan la razón sobre la permanencia de la crisis.
Pero los llamados no han sido suficientes. En las sesiones de la 64ª Asamblea General de la ONU de 2009, muchas intervenciones estuvieron marcadas por la exigencia de reformas no sólo a la economía capitalista mundial, que como Lula señalara en la ONU, la « libertad absoluta para los capitales, incapaces de luchar contra la pobreza y la desigualdad », exige reformas inmediatas y sería un grave error que « la historia no nos perdonaría », si no se le hace frente a la crisis económica global, si no se reforma al Consejo de Seguridad de la ONU, a las instituciones multilaterales globales, con el fin de crear un nuevo orden económico y político mundial.
Pero para ello, esto implica tener como objetivo preservar la paz en el planeta, garantizar la supervivencia de la raza humana y de la vida en la tierra. La crisis ecológica desatada en el Golfo de México con la fuga de más de 5 millones de barriles de petróleo, por la voracidad y la corrupción en la empresa British Petroleum (BP), nos muestran que la extracción del petróleo en aguas profundas pone en peligro la vida y es un imperativo llegar a acuerdos internacionales para el uso pacífico de la energía nuclear, una de la alternativas para sustituir de una vez por todas el escaso petróleo que aún queda en el planeta y que en 20 años, cuando se agote, nos hará depender de los países que dispongan de energía nuclear o eólica.
Por eso es preciso no sólo salir de la crisis económica internacional, sino refundar la ONU y crear un nuevo orden económico y político internacional, que nos permitan hacer frente común a los retos que enfrenta hoy la raza humana y no seguir invirtiendo millones de dólares para continuar destruyendo la vida en el planeta, con el pretexto de la lucha contra el terrorismo.

   

Estados Unidos y las esperanzas de la recuperación económica

Escrito por José Luis Ortiz Santillán Miércoles, 04 de Agosto de 2010 00:10

 234Share

NÚMEROS CLAROS

La economía de los Estados Unidos de América (EUA) parece más frágil de lo que parece. Las cifras del Departamento de Comercio actualizadas muestran que la recesión ha sido más profunda que lo esperado después de la crisis financiera y la recuperación menos fuerte en el segundo trimestre de 2010; durante el cual apenas creció en 2.4%, en promedio anual, después que durante el primer trimestre creciera en 3.7%.
El plan de reactivación monetaria de Obama, parece haber llegado a su fin, y las empresas estadounidenses parecen haber realizado ya todas sus reservas en los mercados, por lo que no se ve dónde puedan estar ocultas las reservas de la economía para reactivar el crecimiento, otras que no sean el consumo de los hogares y las exportaciones.
Las exportaciones aumentaron en un 10.3%, pero las importaciones crecieron en 28.8%, lo que de alguna manera muestra que las empresas están invirtiendo en su reequipamiento y en logística, rublos en los que se produjo un incremento del 20%, lo cual no deja de ser importante; este mismo comportamiento parecen tener los hogares, que pese a la contracción del empleo continúan consumiendo y en los últimos seis meses apenas ha crecido en un 1.8%, frente a una tasa de ahorro que ha pasado de 5.5% a 6.2%, del primer al tercer trimestre de este año, dejando claro que los hogares tienen desconfianza en el futuro de la economía estadounidense y prefieren ahorrar que consumir.
Los analistas en el mundo consideran que el crecimiento de la economía de los EUA será menor a su crecimiento en el segundo trimestre pasado, por lo que la discusión sobre las medidas para reducir el déficit público del gobierno federal y los que quieren seguir estimulando el crecimiento de la economía, como mecanismo para crear nuevos empleos, se volverá más crudo en las próximas semanas.
Es obvio que las elecciones de la mitad del mandato de Obama van a generar diversas reacciones entre demócratas y republicanos, aparecerán propuestas y nuevas promesas dirigidas a los electores, donde se van a enfrentar los que quieren aumentar los ingresos fiscales y los que desean reducir los impuestos que impuso el gobierno de George Bush, los que terminan este fin de año.
El presidente Obama, quien aspira a la reelección, va continuar apoyando a las pequeñas y medianas empresas y en ellas ve parte de su capital político, pues está convencido que es ahí donde puede encontrar una respuesta eficaz a la creación de los empleos que requieren los EUA. Sin embargo, en el senado está varado un plan destinado a esas empresas producto del bloqueo de los republicanos, quienes tienen más interés en cerrar el paso político a los demócratas que en la recuperación económica. Ese plan prevé unos 12 mil millones de dólares en reducción de impuestos y 30 mil millones para préstamos a las empresas. En este sentido, bien vale la pena reflexionar sobre el futuro de la economía mexicana y si vale la pena poner todos los huevos en una sexta o diversificar el comercio de una vez por todas

 

 

Unblog.fr | Créer un blog | Annuaire | Signaler un abus